CUIDA TU HONDA DURANTE EL COVID-19

Cada día estamos más cerca de volver a hacer una de las cosas que más nos apetece: salir de ruta con nuestra moto y volver a disfrutarla. Pero mientras esperamos a que las autoridades nos lo permitan debes tener una serie de precauciones para evitar que tu amada moto sufra algún tipo de deterioro de alguno de sus componentes durante este parón.

A continuación, te indicamos unos sencillos pasos para que la cuides durante estos días y así asegurarte que está totalmente preparada para volver a vivir miles de experiencias.

Ubicación

Guarda tu moto en una zona seca y segura alejada de la intemperie y lejos de las ventanas, ya que la luz ultravioleta podría afectar a la pintura y a los componentes plásticos. Además, es recomendable colocarla sobre el caballete central, si lo tiene, y cubrirla con una funda transpirable para motos.

Limpieza de la motocicleta

Siempre es oportuno que esté reluciente pero aún más si has circulado por carreteras con sal durante este invierno. Una vez la tengas limpia y seca, aplica un spray abrillantador para metales y plásticos y pulimento. De esta forma crearás una capa protectora repelente al agua que protegerá las piezas tanto metálicas como plásticas de los rayos ultravioleta.

Sistema de combustible

Los que tengáis equipado en vuestras motos sistema de inyección es recomendable que llenéis el depósito hasta la parte inferior de la boca de llenado del depósito.

Lubricación y ajustes

Comprueba y ajusta la tensión de la cadena de transmisión y aplícale la grasa que corresponda. ¡Será como un masaje para tu moto!

Batería

Lo mejor es que retires la batería de tu moto y efectúes una carga. Si no puedes, arranca el motor una vez por semana. Cuando la arranques déjalo a ralentí hasta que alcance la temperatura de funcionamiento para después acelerar el motor varias veces hasta sobrepasar las 3000rpm sin accionar los frenos. Y sí, cuando escuches esta sinfonía te costará más no salir de casa pero tenemos que aguantar por responsabilidad.

Neumáticos

Lo ideal sería que hubieses guardado tu moto tras haber revisado la presión de ambos neumáticos. Si no puedes elevar las dos ruedas lo mejor será que una vez por semana cambies de posición la moto, así no descansará siempre encima de la misma zona del neumático con lo que evitarás cualquier posible malformación de los neumáticos.

Y ánimo, ¡que ya queda un día menos para disfrutar de tu moto!